china hangzhou especializada en la fabricacion de electronica

Hangzhou, el epicentro tecnológico de la nueva economía China

Las primeras señales de las reformas emprendidas por China están alorando en la costa oriental del país, donde Hangzhou, una ciudad que hoy tiene ocho millones de habitantes, representa el auge de una nueva economía , basada en la tecnología y el software, que se contrapone a una desaceleración a nivel nacional.

La ciudad, especializada en la fabricación de electrónica, se ha llenado de empresas tecnológicas y lidera el crecimiento en el país asiático.

A partir de los fondos de capital de riesgo invertidos en grandes empresas gestoras de datos, cientos de nuevas compañías ligadas a la tecnología han abierto en Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang, para relevar al marchito sector industrial.

La ciudad solía emplear a miles de personas en el sector de la fabricación de electrónica, y es un ejemplo del cambio de una economía basada en la exportación a otra centrada en los servicios y en la industria tecnológica avanzada, una de las bases de la estrategia "Made In China 2025", que el gobierno presentó esta semana. Beijing ha emprendido reformas en los últimos tiempos como exenciones fiscales a empresas tecnológicas o mejoras en las redes logísticas para estimular el comercio electrónico.

Por ejemplo, Kuaidi Dache, una aplicación de taxis, ha pasado en tres años de tener diez trabajadores a los 2.000 con los que cuenta actualmente. Como señaló su fundador, Zhao Dong, a la agencia Reuters, "Kuaidi fue fundada en Hangzhou, ciudad que tiene una economía muy abierta y es muy receptiva a las nuevas tecnologías".

 

Nuevo Edificio de Alibaba sede central en Hangzhou

El Silicon Valley chino

Este año 2015, el crecimiento de esta región Hangzhou (Provincia Zhejiang) llegó al 8,2 por ciento en el primer trimestre, mientras que en el resto del país la tendencia es descendente y la media se sitúa en el 7 por ciento, una bajada trimestral que no se veía desde la crisis financiera de 2008.

Una de las claves del auge de Hangzhou es que es la cuna del grupo Alibaba, gigante del comercio electrónico que el año pasado obtuvo ingresos por valor de 12.300 millones de dólares y contrató a cerca de 13.000 empleados. El caso de la ciudad china no es inédito, ya que otras, como Shenzhen, al sur del país, también están viviendo un crecimiento similar de la mano de la tecnología y el software.

Será necesario algo más de tiempo para ver si estos ejemplos maquillan la economía china o son capaces de tirar del resto del país hacia otro modelo productivo, pero es evidente que está alterando la percepción entre los jóvenes Según apuntó Cai Jingyan, portavoz de Kuaidi, a la agencia norteamericana, mientras antes los jóvenes residentes en Hangzhou querían trabajar en grandes corporaciones metalúrgicas, como la acerera Hanggang, ahora sueñan con trabajar en Alibaba y otras empresas de internet.